* Meámbar: agua de las espigas y de flores de caña de maíz

El Parque Nacional Azul Meámbar (PANACAM) fue creado mediante el Decreto 87-87 y su extensión es de 31,339 ha. Su manejo ha sido compartido por el Instituto de Conservación Forestal (ICF) con el Proyecto Aldea Global (PAG) y las municipalidades de Siguatepeque, Meámbar, Taulabé y Santa Cruz de Yojoa desde el año de 1992.

Desde las regiones altas del PANACAM, fácilmente se puede observar el Lago de Yojoa y a lo lejos el Valle de Sula. El parque debe su nombre a que se destaca imponente la montaña contrastando su color azul oscuro por sobre las demás, de allí que los lugareños le han venido llamando desde hace mucho tiempo “Cerro Azul”, lo de Meámbar solo indica que la cumbre más alta se ubica en territorio de esa municipalidad. Meámbar significa en mexicano “Agua de las espigas y de las flores de caña de maíz”.

Junto al Parque Nacional La Tigra, el parque marino Cayos Cochinos y el Jardín Botánico Lancetilla, el PANACAM, han sido evaluados como las áreas protegidas de mejor aplicación de su plan de manejo y logrando altos puntajes de acuerdo con el Monitoreo de Efectividad de Manejo del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Honduras (SINAPH).

El PANACAM y Aldea Global

El Proyecto Aldea Global (PAG) fue la primer ONG en Honduras en firmar un convenio de comanejo de un área protegida con el Estado, hasta la fecha se han firmado 4 convenios consecutivos, con una duración de 5 años cada uno.

La experiencia del comanejo en PANACAM ha sido exitosa, en gran parte a la capacidad de gestión y visión de largo plazo de la ONG; así como el abordaje integral que se implementa con las 63 comunidades, dentro de los límites de la zona de amortiguamiento, a través de 6 programas (Medio Ambiente, Agricultura, Turismo, Salud Comunitaria, Educación e Infraestructura Comunitaria); cuyo objetivo es sentar las bases de un desarrollo sostenible. Este abordaje, trata de hacer un equilibrio entre las medidas de protección forestal y el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes).

Este parque nacional es de mucha importancia para todas las comunidades cercanas a él. El agua y la electricidad son las razones de principal importancia. Los bosques nublados son reservas de agua. Estas reservas garantizan el constante abastecimiento de agua a los pueblos cercanos, y también para la más grande represa hidroeléctrica del país: El Cajón.

Aproximadamente 60% de la producción de agua del Azul Meámbar alimenta la cuenca de este embalse, un 30% alimenta la cuenca del Lago de Yojoa y de otra represa hidroeléctrica ubicada en las cercanías del lago. El 10% restante abastece de agua a las comunidades aledañas al parque nacional.

Se hacen esfuerzos a nivel comunitario en el establecimiento de viveros, en prevención y control de incendios, operativos combinados para reducir el avance de la frontera agrícola, reforestación, delimitación de áreas boscosas, manejo de pulpa de café y aguas mieles, etc.

Proyecto Aldea Global está impulsando la investigación en PANACAM, a través del desarrollo del primer laboratorio en un área protegida en Honduras; donde se cuenta con equipo moderno para desarrollar procesos científicos con investigadores nacionales y extranjeros, especialmente con universidades.

Actualmente se hace investigación con la Fundación Panthera, Salvanatura, Esnacifor, Universidad de la Florida y los esfuerzos propios de la institución, básicamente en monitoreos biológicos, uso de cámara de sensores de calor para monitorear mamíferos, inventarios de herpetofauna, potencial hidroeléctrico, biomasa, materia orgánica, mediciones de CO2, manejo de la abeja nativa melipona (blanco o estrella), entre otras.

El Proyecto Aldea Global (PAG), en el 2009, recibió el Premio Nacional del Ambiente Categoría Institucional que otorga la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna) y la Fundación Cervecería Hondureña para el Ambiente, por sus logros en el buen manejo y protección sostenible de este parque nacional desde hace 20 años.

Ecoturismo de montaña

En cuanto a sus atractivos turísticos, los criterios de biodiversidad son muy importantes en este parque y representa uno de los mayores potenciales del mismo. El potencial ornitológico del Lago de Yojoa y El Cajón incrementan su interés ecoturístico.

El sistema hídrico del parque favorece el desarrollo de turismo no solo desde el punto de vista de servicios, como abastecedor de agua a las comunidades de la zona y su contribución a los embalses de El Cajón y Cañaveral, sino que del disfrute de cascadas y ríos cristalinos como el Varsovia, Maragua, Canchías y Yure. El Cerro Azul Meámbar contiene vistas escénicas impresionantes de fácil acceso al visitante, y que ofrecen múltiples experiencias.

El centro de visitantes y hotel de montaña Los Pinos “Panacam Logde”, es un lugar con cabañas. La iluminación es proporcionada por paneles solares y también cuenta con una sala de capacitación y comedor.

Es posible ser conducido por un guía local. Desde el centro de visitantes existen senderos, brindando al visitante la oportunidad de satisfacer sus exigencias aventureras. El parque tiene también el Centro de Visitantes La Naturaleza y promueve la concienciación del Parque Nacional Cerro Azul Meámbar y sus recursos naturales con conferencias educativas y un Museo de Historia Natural.

El 60% de la producción de agua del Azul Meámbar alimenta la cuenca de este embalse El Cajón, un 30% la cuenca del Lago de Yojoa y el 10% restante a las comunidades aledañas al parque nacional.

La variedad de aves y una rica biodiversidad es otro de los atractivos y riquezas ecológicas del PANACAM.
Fuente: La Tribuna
24 marzo, 2013 – 12:30 PM
Por: Ramón Wilberto Nuila Coto, Msc.
Email: ramonnuila@yahoo.es
Related Projects